Prudencia

Prudencia
Tiene 88 años y sola atiende sus cabras, vacas y se prepara para recibir, en invierno, nevadas de mas de un metro en el techo de su rancho. Sin embargo no quisiera irse nunca de la "Quebrada del Alamo" porque asegura que nada le falta.

Buscando el agua para el mate

Buscando el agua para el mate
nos cuenta que nunca se enfermó y no sabe lo que es ir al médico. (imagen del capitulo documental)

encendió el fuego como si tuviese una hornalla con gas, nosotros cada noche en el campamento tardamos 15 minutos para el mismo trámite, y después de haber vsito como hizo, todavia no podemos hacerlo igual.

casi en los cielos las vacas de Prudencia pastan y miran a dos extraños sacar sus camaras de video para dibujar imagenes

Cumbre de Gaspar - Córdoba

Cumbre de Gaspar - Córdoba
Reabastecimiento de combustible. Ya volviendo luego de haber conocido a "Prudencia y su historia de vida" consultas, sugerencias o mensajes a: historiasycaminos@live.com.ar

Fragmento de historias y caminos

Loading...

Llegamos a Pocho

Llegamos a Pocho
Después de cruzar "Los Túneles", nos dirigimos a la Pampa de Pocho. Un lugar lleno de leyendas, donde conocimos a Júan y su familia quienes, en su casa, nos permitieron pasar la noche. Armamos carpa y fuego, sopa y truco, charla, risas y a dormir, porque al día siguiente nos contarian muchos secretos de como se cosechan los hongos de coco, y como hacen para vivir de esa actividad.

Haciendo campamento en la Pampa de Pocho

Haciendo campamento en la Pampa de Pocho
Arroyo de por medio está la casa de Juán y su familia.

Cuando se oculta el sol el sonido de los insectos, ranas, grillos y cigarras hacia que la conversación quedase suspendida y nos avocásemos a nuestros pensamiento. De todas maneras el sonido de la naturaleza relaja siempre.

Video Documental

Aqui les comparto un fragmento de la charla con Prudencia y algunas imágenes del maravilloso lugar donde ella vive. Un paraiso inundado de silencios, cóndores andinos que sobrevuelan cuando detectan movimientos no comunes en la zona, y vientos constantes que traen y llevan los sutiles aromas de la escasa vegetación autóctona dado a la altura del las sierras, a veces llegando a los 2200 metros sobre el nivel del mar. (Sierras de Córdoba, Argentina)

Fragmento de Capítulo "El recolector de hongos"

Parte de la Charla que tuvimos Leo y yo con Juán y su esposa en momentos en que hacían sus labores cotidianas.

En horas tempranas de la mañana debían colocar los hongos al sol para ganar tiempo, pués la radio, unica forma de informarse por aquellos lugares, anunciaba posibles lluvias para la tarde.

Luego de varios dias de recolección, secado y embolsado de hongos, llena y amarra los bultos a la yegua. Acto seguido, monta y cabalga muchas horas por colinas cerradas, donde las bolsas de arpillera van casi desgarrandose con espinillos petizos y robustos que tambien tratan de clavar puntasos en las rodillas del jinete. Todo el esfuerzo es válido, al final del camino está el pueblo donde entrega la mercadería para la venta.

Participa con un comentario sobre lo que quieras, sugerencias de lugares o historias, anecdotas propias, leyendas que sepas o alquien te ha contado no necesariamente de Argentina, puede ser de cualquier lugar del mundo. O simplemente un saludo. Será más que bienvenido y respetado.
Compartir es la clave. Escuchar la forma.

Luciano.